Al tío no le gustaban las gordas y menos las viejas pero no le quedaba otra opción. Para el casting de su próxima pelicula porno se tuvo que follar a esta madurita que estaba excedida de peso y de tetas. Tomando aliento comenzó dilatar su culo con un vibrador y después se la enculo sin parar hasta correrse encima de ella. Una experiencia inolvidable para este actor porno que no le gustaban las viejas tetonas.

porno, videos porno, xxx