Un joven rubio como el sol duerme cómodamente en el sillón de su casa, pero su sueño se ve interrumpido por su vecina, una madurita que está arreglando la jaula de su canario, le toca la ventan al joven vecino que sale con el torso desnudo, suficiente para calentar a la madurita, quien entra a cada para enseñarle su ave, aunque es ella la que quiere ver otro pájaro, no tarda en seducir al joven y sin pensarlo dos veces y tiene la polla del rubio en la boca, se la chupa y vemos que es toda una experta en estas cosas de las mamadas.

 




FOTOS DE TETONAS

tetazas tetazas tetazas tetazas tetazas tetazas

INSERTA TU COMENTARIO: